Calamares en su tinta

Calamares en su tinta

Los calamares en su tinta son un plato muy típico de nuestra gastronomía, a la par que saludables, pues solo llevan los ingredientes del sofrito, que son vegetales como la cebolla, tomate y ajo.

Esta receta la puedes hacer en una olla GM, que si no tienes, puedes comprar en la tienda GangaHogar.

Su inconfundible color negro se lo da su tinta, que al mezclarlo con los ingredientes lo impregna todo.

Ingredientes

  • 2 kilos de calamares
  • 1 kilo de tomates maduros
  • 3 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 3 rebanadas de pan
  • Un manojo de perejil
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal, al gusto

Procedimiento

calamar

Limpiamos bien los calamares. Si lo hacemos nosotros, le damos la vuelta y le retiramos la bolsita de tinta, que reservaremos para utilizarlo para la salsa. Los lavamos con agua fría, los escurrimos y cortamos en aros de 1 centímetro de grosor.

Les añadimos sal y los dejamos en el escurridor para que eliminen toda el agua.

Mientras tanto, empezamos a preparar la salsa. En una cazuela con un chorro de aceite, freímos los ajos enteros y el pan hasta que estén dorados.

Por otra parte, escaldamos los tomates en agua hirviendo durante 2 minutos, los escurrimos y refrescamos en hielo para detener la cocción. Una vez tengamos dorados los ajos y el pan, los sacamos y reservamos.

En ese mismo aceite, sofreímos la cebolla picada en juliana, y cuando empiece a dorarse, incorporamos los tomates pelados, despepitados y picados, dejando que se cocinen a fuego lento hasta que estén bien hechos.

Le agregamos el azúcar y un poco de sal. Unos minutos antes de retirarlos del fuego, incorporamos los ajos y el pan frito, para que cueza todo junto durante unos minutos.

Esta preparación la pasamos por el pasapurés para que quede fina y sin pieles.

La tinta de los calamares la disolvemos en un poco de agua caliente, la pasamos por un chino y la agregamos a la salsa para darle el color negro característico.

En otra sartén aparte, calentamos un buen chorro de aceite de oliva y añadimos los calamares para saltearlos. Vertemos el vino blanco y lo dejamos cocer durante unos minutos a fuego fuerte para que se reduzca el líquido.

Juntamos entonces los calamares con la salsa y dejamos que cueza todo a fuego lento y con la cazuela tapada. El tiempo de cocción dependerá de la calidad del calamar, por lo que tendremos que comprobar si está bien tiernos pinchándolos con un cuchillo.

Si vemos que la salsa se reduce mucho y queda muy espesa, podemos añadir un poco de caldo de pescado o simplemente agua.

Lo último