Receta de wok de verduras

Receta de wok de verduras

La forma de cocinar que tienen en Asia hace que muchos de sus platos sean más sanos que algunos de los nuestros, sobre todo con las verduras. Si eres de esas personas a las que les gusta probar cosas nuevas te invitamos a que sigas leyendo porque vamos a enseñarte cómo hacer un wok de verduras.

Hay que decir que aunque no todo el mundo tiene un wok en casa, nunca está de más hacerse con uno porque la comida sabe muy diferente a si se hace en una sartén. El problema es que no vale para cocinas que sean vitrocerámicas, aunque hay que decir que hay algunos adaptados, pero no son iguales que los wok que van al fuego.

Para su elaboración se necesitan los siguientes ingredientes:

  • Una cebolla grande.
  • Medio calabacín.
  • Medio pimiento rojo y otro medio verde.
  • Dos zanahorias.
  • Champiñones frescos.
  • Dos dientes de ajo.
  • Sal y pimienta negra recién molida (a discreción)
  • Salsa de soja.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Modo de elaboración

Lavaremos bien todos los ingredientes, especialmente los pimientos, a los que retiraremos el pedúnculo y las semillas. Pelaremos las zanahorias, la cebolla, el calabacín y el ajo, que después picaremos en láminas al igual que los champiñones bien lavados. El resto de productos hay que cortarlo en juliana o bastones que no sean demasiado gruesos, al igual que se suele hacer en Asia.

Pondremos el wok a fuego fuerte y cuando esté caliente echaremos un chorro de aceite de oliva, echaremos las zanahorias y el ajo, siempre removiendo con una cuchara de madera o plástico especial, procurando que el ajo no se queme. Con esto haremos que los ingredientes se cocinen por igual.

wok

Primero hay que echar los ingredientes más duros y después iremos echando el resto según se vaya haciendo. Por tanto, después de las zanahorias incorporaremos los champiñones laminados y los dejaremos hasta que estén casi hechos.

Luego le llega el turno a los pimientos y los dejaremos dos o tres minutos, siempre removiendo constantemente. Tras ello ya incorporaremos el calabacín y la cebolla. Lo salpimentaremos todo al gusto y seguiremos cocinando todos los ingredientes hasta que estén al punto, pero que no quede nada crudo.

El último paso es incorporarle la salsa de soja, un buen chorro, pero hay que tener cuidado porque ésta contiene bastante sal. Por ello, si no conseguimos una salsa de soja baja en sal, a la hora de salpimentar la verdura, hay que echar menos, porque se complementará con la sal que tiene la salsa.

Una vez incorporados esos dos chorros removeremos bien todo el contenido del wok y lo dejaremos un minuto o dos más para que el sabor de la soja se mezcle bien con el del resto de los alimentos y ya estará listo para servir.

Obviamente, este plato se debe comer caliente, aunque no demasiado, se puede acompañar con unos picos o pan crujiente y un vino blanco seco para realzar más el sabor de este delicioso plato de verduras.

Lo último