Dieta anticelulitis: lo que necesitas saber

Dieta anticelulitis: lo que necesitas saber

El verano ya ha llegado y con él, la hora de lucir tipo en la playa y la piscina con tu bikini o tu bañador. No obstante, no lo vas a hacer tanto como te gustaría porque odias la celulitis que ha aparecido en tus piernas y glúteos. No te preocupes por ello, porque puedes seguir una genial dieta anticelulitis que acabe con la odiada piel de naranja.

Aquí te vamos a llevar en un viaje que no solo te va a servir para tener un buen menú de dieta anticelulítica, sino también en el que aprenderás qué es la celulitis y por qué se genera, como también los alimentos que debes y no debes tomar si quieres frenar su aparición o, simplemente, erradicarla por completo de tu cuerpo.

Te adelantamos que acabar con la piel de naranja no es una tarea sencilla y que, además de ser necesaria una buena alimentación, también tendrás que tener un estilo de vida mucho más saludable. Con esta dieta, como ocurre con cualquier otra que sea realmente buena, es muy importante que no solo se coma bien, sino que también se cambien los hábitos del día a día y los alimenticios para tener una vida más saludable en general.

Con todo esto, ahora sí. Vamos a comenzar a explicarte por qué se genera la celulitis y acabaremos dándote un menú semanal que podrás aplicar a lo largo de todo un mes.

¿Por qué se genera la celulitis?

Por si no lo sabías, la celulitis es una enfermedad relacionada con el metabolismo que afecta, sobre todo, a las mujeres. Por definición, esta enfermedad ataca al organismo, provocando una serie de cambios fisiológicos del tejido fibroso, además de generar también varios tipos de trastornos de la circulación sanguínea y la hipertrofia de las células adiposas.

Puede que todo esto te haya sonado un poco a idioma del espacio exterior, pero en realidad es algo que se traduce a que, simplemente, aparece la temida piel de naranja en zonas localizadas del cuerpo, que además puede provocar problemas circulatorios debido a la acumulación de grasa de estas partes.

Hay varios motivos por los que puede aparecer la celulitis en el cuerpo de una persona. Muchos especialistas se han adentrado de lleno en la materia para poder determinar las principales causas, y lo cierto es que el abanico de posibilidades es bastante amplio. Tanto, que te vamos a dar un listado a continuación:

Principales causas de la celulitis

  • Genética: si en tu familia hay personas que han padecido o padecen obesidad y que han tenido celulitis, tienes cierta predisposición genética que favorecerá también su aparición en tu cuerpo. Necesitas controlar la dieta para intentar evitarlo.
  • Mala alimentación: si tu dieta tiene demasiadas calorías, estas hacen que aumentes de peso y que acumules mucha más grasa, haciendo que la aparición de piel de naranja se acelere. Gasta mucho cuidado con el exceso de sal, es tu principal enemigo si no quieres celulitis.
  • Ropa inadecuada: ¿a que no te lo esperabas? Los tacones altos y la ropa muy ajustada empeoran la circulación y provocan que se genere más edema.
  • Falta de ejercicio: hacer deporte propicia que la circulación sanguínea se active y funcione mejor, provocando también el metabolismo de células grasas. Si tu vida es demasiado sedentaria, estás facilitando que la piel de naranja entre en tu vida.
  • Demasiado tiempo de pie: quienes trabajan de cara al público saben que pasar muchas horas de pie trae consigo problemas circulatorios y la aparición de varices. Estas son la antesala de la celulitis también.
  • Estrés: necesitas tomarte la vida con calma, puesto que acumular tensión hace que el cuerpo no funcione bien y no deseche correctamente las sustancias que debe eliminar.
  • Componente hormonal: las hormonas también tienen mucho que decir en todo esto, puesto que los estrógenos suelen favorecer la retención de líquidos y hacer que se acumulen grasas en las principales zonas localizadas. En el caso de que haya un desorden hormonal, la aparición de la piel de naranja es mucho más probable.

Etapas de la celulitis

Aunque parezca lo contrario, la celulitis no es algo que surja de un día para otro. Es un largo proceso que va pasando por varias fases que poco a poco van acentuando su efecto y marcando más esa piel de naranja que tanto tememos cuando llega el verano y la hora de ponerse el bikini.

En total, son cinco fases las que componen todo el proceso de desarrollo celulítico, siendo la primera de ellas la relacionada con la circulación venosa. Esta, y la linfática, se ralentizan, provocando que los vasos sanguíneos se dilaten más de la cuenta para intentar mantener el mismo cauce habitual.

Debido a esta vasodilatación, arranca la segunda fase, que consiste en que los vasos linfáticos y venosos se vuelvan permeables y favorezcan que los líquidos comiencen a desplazarse al exterior. Sí, la acumulación comienza a aparecer en esta fase de todo el proceso de la celulitis.

Tras esto comienza la tercera etapa, en la que el líquido que ha comenzado a moverse se empieza a espesar y hacerse más denso. Esto provoca que el organismo lo tenga más difícil para realizar el intercambio de nutrientes que necesita para mantenerse activo y, a su vez, que las células adiposas comiencen a crecer más de lo normal. Tanto aumentan de tamaño, que acaban provocando la rotura del adipocito y, por tanto, que el contenido graso de su interior se libere.

La penúltima fase de la celulitis se caracteriza por la formación de fibrosis. El organismo crea toda una red que tiene como fin encerrar a las células grasas junto con los vasos linfáticos y venosos. Lo consigue, pero dificulta aún más el intercambio de nutrientes celular y comprime al mismo tiempo las terminaciones nerviosas. En efecto, esta fase es hasta dolorosa.

Finalmente, la quinta y última etapa se caracteriza por la generación de nódulos a causa de la fibrosis, lo que a su vez deja huella en la piel del exterior formando la más que conocida piel de naranja. Aquí acaba el proceso y aquí es cuando más se nota el resultado de este desarrollo que tanto tememos.

Alimentos de la dieta anticelulítica

Nuestos amigos del blog de belleza Carmennieto nos recuerdan que la dieta anticelulítica parte de dos principios básicos: evitar cualquier grasa y acabar con la retención de líquidos. Debido a esto, a la hora de construir una, hay que tener muy claros los alimentos que sí se pueden comer y los que no se pueden comer. Para echarte un cable, aquí te vamos a dejar una lista completa de ambos campos, así podrás moverte con más cuidado.

Alimentos que debes comer

Lo cierto es que el listado de alimentos que debes comer para frenar o eliminar la celulitis es muy simple y sencillo. Cualquier vegetal de hoja verde es sumamente bueno, cosas como la lechuga, las espinacas o las acelgas son tus grandes aliadas por su efecto diurético y facilidad para expulsar líquidos.

También hay que sumar al listado las frutas que tengan un alto contenido en vitamina C, véase la naranja, el limón o la piña. Además de estas, es buena idea recurrir también a productos alimenticios que tengan un alto contenido en grasas saludables y en proteínas.

Con esto, verás que el abanico de opciones es bastante más amplio de lo que cabría esperar. Puedes tomar carnes blancas como la del pavo o la del pollo, utilizar aceite de oliva o incluso ingerir frutos secos (ideales entre comidas principales, meriendas por ejemplo), además de otros alimentos como las uvas, los arándanos o las zanahorias, que son también altamente recomendables por sus propiedades antioxidantes. Tienes una completa lista de alimentos antioxidantes en esta página.

Puedes recurrir a todo esto a la hora de construir tu propia dieta anticelulítica. Aunque no te preocupes si te lías, más adelante te daremos un menú de ejemplo que podrás combinar como quieras para realizarla durante todo un mes si lo deseas.

Alimentos a evitar

En la lista de alimentos que no debes comer al realizar una dieta anticelulitis, vas a encontrar muchos nombres que son completamente lógicos. Lo primero que debes evitar por todos los medios es la sal, o al menos ingerirla en la menor cantidad posible. El sodio es uno de los agentes que más favorecen la retención de líquidos y las toxinas que dañan la piel.
Debe quedar fuera.

Además de esta, todas las bebidas carbonatadas también tienen que quedar fuera del menú por el enorme porcentaje de azúcar que contienen. Ni demasiado salado, ni demasiado dulce, puesto que esto último vuelve a favorecer la retención de líquidos en el cuerpo.

Tienes que dejar a un lado también cualquier alimento con grasas saturadas como los embutidos, la piel de pollo, cualquier clase de manteca o incluso la mayonesa. Estas grasas son las que aumentan los niveles de colesterol malo y, por lo tanto, las que más hacen que haya problemas de circulación.

Por último, es sumamente importante que no haya ni una pizca de harinas refinadas como las de las galletas, el pan, las pastas o el arroz. Puedes tomar cualquiera de ellos, siempre y cuando recurras a sus versiones integrales ya que, de lo contrario, tu metabolismo se volverá más lento y comenzará todo el proceso de generación de celulitis.

Menú semanal para dieta anticelulitis

Para que puedas ponerte manos a la obra con tu dieta para eliminar la piel de naranja, vamos a ofrecerte un ejemplo completo de menú semanal para dieta anticelulitis. De lunes a domingo, sigue este planning o intercambia los días que desees para conseguir el efecto que tanto buscas para mejorar el estado de tu piel.

Puedes modificar, pero nunca cambiar el orden de las comidas ni mezclar las de un día con las de otro. Haciendo esto, puedes construir una completa rutina mensual que te ayude no solo a acabar con la celulitis, sino también a perder bastante peso y mantener una alimentación tan variada como saludable.

Lunes

  • Desayuno: Zumo de tomate + rebanadas de pan integral con huevo duro + taza de té con limón.
  • Media mañana: Puñado de frutos secos.
  • Comida: Pescado a la parrilla + ensalada con lechuga, pepino y verduras cocidas + pan integral.
  • Merienda: Manzanas asadas sin azúcar.
  • Cena: Legumbres con aceite de oliva + pan integral + rodajas de piña de postre.

Martes

  • Desayuno: Yogur desnatado con fruta picada + taza de té con limón.
  • Media mañana: Puñado de frutos secos.
  • Comida: Arroz integral con tomate, pepinillos y sal + ensalada y rodajas de piña de postre.
  • Merienda: Yogur con avellanas o nueces.
  • Cena: Sopa de verduras + queso + ensalada mixta.

Miércoles

  • Desayuno: Zumo de naranja + pan integral + taza de té con limón.
  • Media mañana: Nueces y avellanas.
  • Comida: Pechuga de pollo a la plancha + patata cocida con sal + ensalada de verduras y rodajas de piña de postre.
  • Merienda: Yogur de piña.
  • Cena: Bistec de ternera a la parrilla + ensalada de tomate.

Jueves

  • Desayuno: Zumo de frutas + pan integral con huevo cocido + taza de té verde.
  • Media mañana: Puñado de frutos secos.
  • Comida: Bistec a la parrilla + ensalada de tomate y pepino con un poco de aceite de oliva y rodajas de piña de postre.
  • Merienda: Zumo de naranja.
  • Cena: Ensalada de espinacas + Pan integral con queso fresco sin grasa.

Viernes

  • Desayuno: Leche desnatada con cereales integrales (y un poco de miel) + té con limón y stevia.
  • Media mañana: Puñado de nueces o de avellanas.
  • Comida: Huevos cocidos + ensalada de lechuga y tomate + pan integral y rodajas de piña de postre.
  • Merienda: Puñado de nueces o de avellanas.
  • Cena: Parrillada de verduras + pescado al horno + pan integral y yogur de limón de postre.

Sábado

  • Desayuno: Yogur desnatado con nueces + té con limón y stevia.
  • Media mañana: Puñado de frutos secos.
  • Comida: Verduras con aceite, sal y pimienta + rodajas de piña de postre.
  • Merienda: Puñado de frutos secos.
  • Cena: Pechuga de pollo a la plancha con limón + verduras cocidas + pan integral y rodajas de piña de postre.
  • Domingo

    • Desayuno: Rodajas de piña + té con limón y stevia.
    • Media mañana: Puñado de frutos secos.
    • Comida: Huevos cocidos + espárragos al vapor + pan integral y rodajas de piña de postre.
    • Merienda: Plátano.
    • Cena: Pasta integral + Ensalada.

    Lo último