Cómo cocinar los alimentos correctamente

Cómo cocinar los alimentos correctamente

Para muchas personas, la cocina es el corazón de la casa. Es el lugar donde la familia y los amigos se unen para compartir deliciosas comidas. Pero también es el lugar donde se puede desarrollar una intoxicación alimentaria.

¿Qué es una intoxicación alimentaria? Es cuando comes o bebes un alimento contaminado con bacterias, virus o parásitos. Los síntomas más comunes de una intoxicación alimentaria incluyen diarrea, vómitos y fiebre.

Por lo general, estas afecciones son leves y desaparecen por sí solas. Sin embargo, algunas veces pueden causar graves enfermedades.

Para evitar estas enfermedades, la clave es la prevención.
Tomar medidas para protegerte a ti mismo, y a tu familia es esencial. Pero ¿dónde encontrar toda la información referente a este tema?

Hay varios cursos online sobre cómo manipular los alimentos de forma correcta para evitar cualquier posible enfermedad alimentaria, que te podrá servir para aprender a comprar, preparar y cocinar de forma segura.

Por lo general, estos problemas se pueden prevenir cuando se manipulan los alimentos con seguridad. Saber cómo cocinar los alimentos adecuadamente, te ayudará a eliminar cualquier patógeno dañino, y así evitar la enfermedad.

Una de las medidas que se debe tomar, es asegurarse de que la comida está lo suficientemente caliente. Para comprobar si un alimento se ha cocinado correctamente, hay que verificar que esté bien caliente hasta el final. Esto significa que está lo suficientemente caliente para que salga vapor, también del interior.

Si el alimento es muy grande, corta la pieza por el medio para comprobar que también está caliente por en centro. Los termómetros de cocción o las sondas de temperatura son un accesorio que te ayudará a comprobar fácilmente si los alimentos están bien cocinados.

El alimento debe alcanzar una temperatura de 70°C durante más de dos minutos en la parte media o más gruesa.

La cocción de las carnes

Algunos tipos de alimentos cambian de color cuando se cocinan. Mirar el color es especialmente útil para controlar la carne. Es muy importante asegurarte de que las carnes de ave, cerdo y productos cárnicos como hamburguesas, salchichas y brochetas estén bien cocidas durante todo el proceso.

Si estás cocinando una hamburguesa, una salchicha o una porción de pollo o cerdo, córtala por la mitad y comprueba que la carne no está rosada. Estas carnes también deben estar calientes en el centro.

Si estás cocinando un pollo entero u otra ave, pincha la parte más gruesa de la pata (entre el muslo y el contramuslo) con un cuchillo o brocheta limpio, hasta que se le acaben los jugos. Los jugos no deben tener nada de rosado o rojo.

Los riñones, el hígado y otros tipos de despojos o vísceras, deben cocinarse bien hasta que estén completamente calientes.

Los cortes enteros, como los bistecs, chuletones, o solomillo, pueden estar poco hechos por el centro, siempre y cuando el exterior esté bien cocido o "sellado". Por lo general, los filetes se sellan en una sartén a fuego alto durante unos segundos.

Es importante sellar la carne para matar cualquier bacteria que pueda estar en el exterior. Se puede ver que un trozo de carne ha sido sellado correctamente, porque todo el exterior ha cambiado de color.

También se puede servir carne de res y de cordero poco hecha, siempre y cuando sea una sola pieza de carne, no un conjunto enrollado (hecho de diferentes piezas de carne enrolladas juntas).

Frutas y verduras

Los productos de origen animal no son los únicos que pueden causar una enfermedad. Las frutas y verduras crudas también pueden ser una fuente de intoxicación alimentaria.

Lavar las frutas y verduras disminuye las posibilidades de contaminación, pero no siempre elimina todos los gérmenes. También hay que tener cuidado al preparar la comida en la cocina, y llevarla a un picnic o distribuirla en un buffet.

Los alimentos como la ensaladilla con mayonesa pueden ser un buen lugar para que los gérmenes se multipliquen si permanecen demasiado tiempo en un lugar cálido.

Las sobras

Si has cocinado alimentos que no vas a comer inmediatamente, consérvalos en frío lo más rápido posible (preferiblemente antes de una o dos horas), porque las bajas temperaturas impiden que las bacterias dañinas crezcan y se multipliquen.

Asegúrate de que tu nevera esté entre 0°C y 5°C, y tu congelador no menos de -17ºC. Revisa estas temperaturas regularmente con un termómetro.

Nunca descongeles los alimentos a temperatura ambiente. Esto debe hacerse en el frigorífico, bajo el grifo de agua fría o en el microondas.

No llenes el frigorífico, el aire frío debe circular para mantener la seguridad de los alimentos. Tira los alimentos que no sabes cuánto tiempo ha estado fuera, o que no huelen bien o no tienen buen aspecto.

No guardes las sobras por más de dos días. Y cuando la recalientes , asegúrate de que está completamente caliente y humeante. Si los alimentos sólo están calientes, es posible que no sea seguro comerlos. No recalientes la comida más de una vez.

Un tercio de la comida que compramos termina en la basura. Una de las principales causas es que se prepara demasiada comida. Para evitar esto, trata de cocinar solo lo que necesitas. Pero si cocinas demasiado, guarda las sobras de manera segura.

No almacenes tomates, ruibarbo, repollo, frutos rojos o alimentos con vinagre o zumo de limón en bandejas de aluminio, ya que pueden reaccionar con los ácidos de estos alimentos, y el aluminio puede afectar el sabor de este tipo de alimentos.

Si puedes elegir, opta por los recipientes de cristal con tapa hermética.

Lo último