Propiedades de los anacardos

Propiedades de los anacardos

El anacardo es un ingrediente popular en los platos dulces y salados de todo el mundo, gracias en parte a su dulce sabor y crujiente textura, pero sobre todo por su gran energía, y los antioxidantes, minerales y vitaminas que aporta.

Los anacardos son en realidad las semillas en forma de riñón que se adhieren al fondo de la manzana de anacardo, el fruto del árbol del anacardo, que es nativo de la selva amazónica de Brasil. Mientras que las manzanas de anacardo no son apreciadas en nuestro país, en Brasil y el Caribe son consideradas como una delicia.

Los anacardos siempre se venden sin cáscara, ya que el interior de las cáscaras contiene una resina cáustica, conocida como bálsamo de anacardo, que debe ser retirada cuidadosamente antes de que las nueces sean aptas para el consumo.

Contrariamente a la creencia popular de que puede hacer ganar grasa, los anacardos tienen grandes beneficios para la salud. No sólo tiene un menor contenido de grasa que la mayoría de los demás frutos secos, sino que aproximadamente el 82% de su grasa son ácidos grasos insaturados, y alrededor del 66% de este contenido de ácidos grasos insaturados son grasas monoinsaturadas saludables para el corazón, similares a las que se encuentran en el aceite de oliva.

Pero tienen más bondades, vamos a ver algunas de ellas.

Propiedades de los anacardos

Bueno para la salud del corazón

Los anacardos son ricos en ácidos grasos monoinsaturados "amigos del corazón" como el ácido oleico y el palmitoleico. Estos ácidos grasos esenciales ayudan a reducir el dañino colesterol LDL mientras que aumentan el colesterol HDL "bueno" en la sangre. El HDL es responsable de absorber el colesterol del corazón y llevarlo al hígado donde se puede descomponer.

Un puñado de anacardos al día como parte de una dieta baja en grasa, puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Otro estudio también establece una asociación significativa entre el consumo de anacardos y una menor incidencia de muerte por enfermedades cardíacas, cáncer y enfermedades respiratorias. El estudio indicó que los nutrientes de las nueces, como los ácidos grasos insaturados, las proteínas, las fibras, las vitaminas, los minerales y los antioxidantes, pueden conferir propiedades protectoras del corazón, anticancerígenas y antiinflamatorias.

Previene la anemia

El consumo regular y equilibrado de anacardos puede ayudar a evitar enfermedades como la anemia. El anacardo es rico en cobre, que juega un papel importante en la eliminación de los radicales libres del cuerpo.

La deficiencia de cobre puede llevar a deficiencias de hierro como la anemia, y también puede estar asociado con un aumento de la producción de radicales libres en las heces y de la actividad de la fosfatasa alcalina del agua en las heces, factores de riesgo para el cáncer de colon.

Por lo tanto, nuestra dieta debe contener la cantidad recomendada de cobre. Y los anacardos son una buena fuente de este mineral.

Protege la salud de los ojos

El ambiente contaminado y la excesiva exposición a las pantallas hacen que nuestros ojos sufran a menudo de diversas infecciones. El anacardo contiene un poderoso pigmento antioxidante llamado zeaxantina. Este pigmento es absorbido directamente por nuestra retina, formando una capa protectora sobre la retina que previene los dañinos rayos UV.

Pequeñas cantidades de zeaxantina ayudan a prevenir la degeneración macular relacionada con la edad en ancianos, y por lo tanto, ayuda a mantener la salud ocular.

Es bueno para la piel

El aceite de anacardo hace maravillas en la piel. Es rico en selenio, zinc, magnesio, hierro y fósforo. Además, es una gran fuente de fitoquímicos, proteínas y antioxidantes.

El cobre en los anacardos ayuda a fabricar varias enzimas involucradas en la formación de hemoglobina y colágeno, la principal proteína estructural que se encuentra en el cabello y la piel, y que le da elasticidad, por lo que puede pensar en el cobre como uno de las armas para luchar contra las arrugas.

Además, el alto porcentaje de selenio en los anacardos no sólo es bueno para la piel, sino que también ayuda a prevenir el cáncer.

Ayuda en la pérdida de peso

En comparación con las dietas que excluyen la ingesta de frutos secos, las personas que consumen frutos secos de forma moderada y regular pierden peso más rápidamente. Con base en la evidencia de estudios epidemiológicos y clínicos controlados, el consumo de anacardos no está asociado con un mayor peso corporal.

La evidencia epidemiológica indica consistentemente que los consumidores de anacardos tienen un IMC más bajo que los no consumidores. Con respecto a los estudios clínicos, la evidencia es similar: su inclusión en la dieta conlleva poco o ningún aumento de peso.

Además, los frutos secos como el anacardo están repletos de ácidos grasos Omega 3, que contribuyen a dar un impulso al proceso metabólico para quemar el exceso de grasa. Los anacardos son un gran snack para aquellos que buscan perder peso, ya que son nutritivas y son saciantes, por lo que estarás saciado por más tiempo.

Eso sí, para conseguir el beneficio de la pérdida de peso siempre deben comerse crudos y sin sal, sin miel ni azúcar.

Ayuda en la salud intestinal

Según estudios realizados, el anacardo tiene un gran porcentaje de fibras alimenticias. Las dos fibras esenciales requeridas por nuestro cuerpo son el ácido oleico y el ácido palmítico.

Estas fibras no son producidas por nuestro cuerpo, por lo que necesitan ser consumidas externamente, y los anacardos son una buena fuente de estas fibras. Las fibras dietéticas ayudan a digerir mejor los alimentos, y su consumo se ha relacionado con la disminución de la incidencia de varias enfermedades digestivas.

Promueve un cabello sano y brillante

Los expertos dicen que el consumo de anacardos, así como la aplicación de aceite de anacardo en el cuero cabelludo, logra un cabello sano. El cobre presente en el anacardo ayuda en la producción del pigmento de la piel y el cabello llamado melanina. También realza el color del cabello y puede proporcionar una textura sedosa y suave debido a la presencia de ácidos linoleico y oleico.

Más beneficios

La insuficiencia de magnesio puede contribuir a la hipertensión, los espasmos musculares (incluidos los espasmos del músculo cardíaco o los espasmos de las vías respiratorias sintomáticos del asma) y las migrañas, así como los calambres musculares, la tensión, el dolor y la fatiga.

Dados estos efectos, no es sorprendente que los estudios hayan demostrado que el magnesio ayuda a reducir la frecuencia de los ataques de migraña, disminuye la presión arterial, ayuda a prevenir los ataques cardíacos, promueve los patrones normales de sueño en las mujeres que sufren de trastornos menopáusicos del sueño, y reduce la gravedad del asma.

Y por supuesto, los anacardos son una gran fuente de magnesio.

Contraindicaciones

La alergia al anacardo es una afección de hipersensibilidad frecuente en algunas personas, especialmente en los niños. Los síntomas de la reacción pueden variar desde un simple picor en la piel (urticaria) hasta una forma severa de manifestaciones anafilácticas, incluyendo dificultad para respirar, dolor abdominal, vómitos y diarrea.

Las manifestaciones alérgicas se deben al compuesto químico ácido anacárdico (urushiol) que está presente en las manzanas, cáscaras y nueces de anacardo.

Lo último