Entrantes sencillos y saludables

Entrantes sencillos y saludables

Los entrantes son una preparación sencilla que tienen el propósito de abrir boca, fomentando el apetito, para seguir con el primer plato y el segundo. Y estas 4 ideas sirven perfectamente como un entrante sencillo y saludable.

Mejillones rellenos de jamón

Vamos a necesitar: 1 kilo de mejillones grandes, 100 gr de jamón serrano, 1 huevo, 2 cebolletas, 4 cucharadas de vino blanco, 6 cucharadas de hierbas aromáticas, 50 gr de mantequilla, sal y pimienta negra.

Una vez que tengamos los mejillones bien limpios, los abrimos poniéndolos a cocer en un poco de agua. Una vez abiertos, los escurrimos y colocamos las conchas sobre una bandeja (las conchas vacías las desechamos).

Picamos el jamón finamente y lo mezclamos con la cebolleta picada, el vino blanco, un poco de sal, pimienta negra y la mantequilla blanda. Añadimos el huevo y lo mezclamos bien.

Rellenamos cada mejillón con un poco de esta mezcla y lo introducimos en el horno precalentado a 225ºC, hasta que se cuaje el huevo.

Sardinas Maitre de Hotel

Vamos a necesitar: 24 sardinas, 100 gr de mantequilla, 2 dientes de ajo, 2 cucharadas de perejil, el zumo de 1 limón, sal y pimienta negra.

Mezclamos la mantequilla con el ajo picado, el perejil, el zumo de limón, un poco de sal y pimienta, y lo hacemos una bola.

Colocamos las sardinas limpias en la bandeja del horno, las espolvoreamos con un poco de sal por encima, y le ponemos una pequeña cantidad de la mezcla anterior encima, de forma que queden todas con más o menos la misma cantidad.

Con el horno precalentado a 225ºC, se introducen las sardinas en el horno durante 6 minutos.

alcachofas

Fondos de alcachofa a la vinagreta

Vamos a necesitar: 1,5 kilos de alcachofas, 1 huevo, 1 cebolla, 1 diente de ajo, 6 cucharadas de aceite, 3 cucharadas de ketchup, 3 cucharadas de vinagre, 1 limón, sal y pimienta negra.

Pelamos las alcachofas retirándoles las hojas duras, el tallo y la parte superior. Las dejamos en agua fría con un chorrito de limón hasta que estén todas preparadas para que no se pongan de color oscuro.

Cocemos las alcachofas en agua hirviendo con sal hasta que estén tiernas. Cuando estén cocidas, las escurrimos con cuidado para que no se deshagan, y las ponemos sobre una fuente.

En un recipiente, ponemos el ajo con un poco de sal, el vinagre, y lo vamos batiendo, añadiendo poco a poco el aceite, para que se vaya emulsionando. Por último, añadimos el ketchup, unas gotas de limón, sal y pimienta negra. Esta vinagreta la vertemos por encima de las alcachofas.

Níscalos guisados

Vamos a necesitar: 1 kilo de níscalos, 5 dientes de ajo, 2 cucharadas de pan rallado, 1 vasito de jerez seco, perejil, aceite de oliva y sal.

Lavamos bien los níscalos por si quedase algo de tierra, los escurrimos y cortamos en trozos ni muy pequeños, ni muy grandes.

En una sartén ponemos un poco de aceite, y lo calentamos a fuego vivo. Añadimos los níscalos para que evaporen todo el agua y los retiramos enseguida.

En la misma sartén, añadimos 100 ml de aceite para freír los ajos picados. Cuando estén dorados, añadimos los níscalos y los freímos bien. Agregamos el pan rallado y el jerez, dejando que cueza todo unos minutos.

Los servimos con perejil picado espolvoreado por encima.

Lo último